Las propiedades de los morteros resultan determinantes para averiguar si éstos se adecúan a las exigencias o usos que se les vayan a dar. Por ese motivo, se realizan ensayos para su caracterización tanto en estado fresco como endurecido.

Ensayos en mortero fresco

 

 

Ensayos en mortero endurecido

 

 

 

 

Ensayos en mortero fresco

Los ensayos que se realizan en estado fresco son:

 

  • Ensayo granulométrico según UNE EN 1015-2: consiste en agrupar los áridos de una muestra, de acuerdo a su tamaño, mediante el uso de tamices normalizados. La cantidad de  áridos  retenidos en cada tamiz se utilizan para hacer la curva granulométrica del árido, que se compara con la curva de máxima compacidad de Fuller y con los límites superior e inferior del huso.

 

  • Determinación de la densidad: según UNE EN 1015-6, mediante el vaso cilíndrico del aerómetro, que se describe más adelante. Éste se llena de mortero hasta la mitad y se golpea 10 veces para compactarlo mediante una mesa de sacudidas. A continuación se rellena el volumen restante y se repite la operación. El peso del mortero se divide entre el volumen del recipiente del aerómetro, que es de 1dm3 por normativa.

 

  • Determinación del agua de amasado y consistencia: el agua de amasado se determina  según UNE EN 1015-3 mediante la mesa de sacudidas, a la que se le coloca previa humectación un cilindro normalizado que se rellena de mortero y se enrasa. A continuación se desamolda el producto, se esperan 15 segundos y se realizan 15 sacudidas, una por segundo. El diámetro final del mortero se denomina diámetro de escurrimiento y es el que determina su consistencia.  De este modo, el agua de amasado que se emplee para un mortero será aquella que dote al mortero de un diámetro de escurrimiento, y por tanto de una consistencia determinados.

 

  • Determinación de la cantidad de aire ocluido según UNE EN 1015-7: consiste en someter a presión un litro de mortero mediante un aireador para determinar mediante la caída de presión la cantidad de aire ocluido que éste contiene.


También es importante determinar la plasticidad de un mortero, así como su hidraulicidad.

Se entiende por plasticidad la facilidad de la cal de ser extendida por la llana. Es decir, una de las características principales de un producto realizado con cal, ya sea una pasta de cal o un mortero es la suavidad con la que ésta se extiende sobre un paramento, lo que le aporta una gran trabajabilidad. Esta propiedad, físicamente denominada viscosidad, es una característica determinante en la calidad de las aplicaciones de pastas y morteros, así como de pinturas, ya que cuanto más fácilmente se extiendan mejor será el resultado final.


En el caso de los morteros, la incisión de áridos hace disminuir considerablemente la trabajabilidad de estos, y más aún en el caso de los cementos que, debido a su forma de partícula y estructura molecular, son menos trabajables. Por ello, en muchos casos se añade cal a los morteros de cemento con el fin de mejorar su trabajabilidad, formándose así los denominados morteros bastardos.
En el apartado de reología del capítulo 7 se explica más extensamente la investigación que se está llevando a cabo en este campo.

Además, si el mortero va a utilizarse como revestimiento, se determina la dosificación óptima de cal apagada mediante los siguientes procesos (ANCADE, 2008):

 

  • Ensayo de placa de vidrio en laboratorio: consiste en la ejecución de una capa de mortero para revestimiento de entre 6 y 8mm de grosor sobre una placa de vidrio. Transcurridas 24 horas, se coloca en posición vertical y se observa la muestra. Si ésta se encuentra fisurada la mezcla es demasiado rica en cal, y si se desmorona es demasiado pobre. Si no presenta defectos y la resistencia es suficiente, es decir la paleta no penetra en el mortero,  es la dosificación adecuada.

  • Ensayo sobre rasilla en obra: se procede análogamente al ensayo de placa de vidrio, pero efectuando la prueba sobre una rasilla.


También se recomienda ensayar la dosificación de aditivos si van a emplearse.

Ensayos en mortero endurecido

Los ensayos en mortero endurecido se realizan a partir de la confección de probetas prismáticas y circulares, las segundas para determinar la adherencia, que son ensayadas tras su endurecimiento en condiciones ambientales de 20±2ºC y humedad relativa de 95±5%, según UNE EN 1015-2, “Fabricación de probetas para morteros de albañilería”.

 

  • Determinación de la retracción: consiste en medir mediante un pie de rey, en mm, la disminución de volumen que ha tenido lugar entre el amoldado del mortero en las probetas y el final de fraguado.

 

  • Determinación del módulo de elasticidad: para estudiar las deformaciones que admite el material objeto de ensayo se calcula su módulo de elasticidad estático y dinámico. El módulo de elasticidad estático, según UNE EN 14580, se obtiene calculando el incremento de voltaje mediante galgas extensiométricas al someter las probetas a una flexotracción. El módulo de Young dinámico puede determinarse mediante el ensayo de ultrasonidos según UNE EN 14150, o bien mediante la frecuencia de ondas sonoras según UNE EN 12680-1.

 

  • Determinación de la resistencia mecánica: se realiza mediante la rotura de probetas prismáticas sometidas a flexotracción y posteriormente a compresión, según UNE EN 1015-11.

 

  • Determinación de la resistencia a la carbonatación: para poder determinar la velocidad de carbonatación de un mortero, según UNE EN 13295 se le aplica un reactivo denominado fenolftaleína, el cual reacciona si la muestra de contacto tiene un pH>8, y por tanto la muestra no está carbonatada. De este modo se puede determinar qué profundidad de carbonatación ha alcanzado la muestra objeto de estudio en un tiempo determinado.

 

  • Determinación de la densidad aparente, relativa y cálculo del índice de porosidad según UNE EN1015: a partir de las bases establecidas en el apartado 6 del capítulo 1, se determina las densidades y porosidad de un mortero endurecido de la siguiente manera. Se deseca la muestra para obtener su peso seco. a continuación, se la somete a un vacío y a una posterior inmersión en agua destilada, para que ésta rellene los poros, obteniéndose así un peso saturado de la muestra y un peso hidrostático. Teniendo la masa seca se deduce el volumen que ocupan los poros ya que éstos han sido rellenados de un líquido de densidad conocida, y mediante éste cálculo se determina la porosidad.

 

  • Permeabilidad, desorción y absorción: la capacidad de absorción y retención de agua de un mortero resulta determinante, por lo que éstos son sometidos a ensayo para determinar la permeabilidad al vapor de agua según UNE EN 1015-19 y la desorción y absorción capilar según UNE EN 1015-18. Estas propiedades también pueden determinarse mediante porosimetría por inyección de mercurio que, basándose en  los principios de cálculo de porosidad y densidades, permite determinar las densidades utilizando el mercurio como líquido de densidad conocida.

 

  • Heladicidad: sometiendo las probetas a la absorción de sales, tales como el sulfato sódico (Na2SO4)  éstas, al internarse en los poros del mortero y cristalizar nos muestran la resistencia a las heladas del mortero objeto de ensayo, tal y como se describe en la UNE EN 1015-18.

 

  • Adherencia: según UNE EN 1015-12, tras la confección de probetas cilíndricas éstas se colocan en un soporte rugoso y se las somete a una fuerza de tracción mediante un tester para determinar su adherencia al soporte.

 

  • Conductividad térmica: según UNE EN 1745, se determina mediante un sensor térmico automatizado conectado a un dispositivo de lectura, permitiéndonos conocer la capacidad de absorción de calor del futuro elemento constructivo.

 

Bibliografía: (AENOR); (ANCADE, 2008)

 

Volver a Morteros, pastas y lechadas